Atravesar el espejo

Siento cómo se cierran sus alas en torno a mi cuerpo acurrucado y tembloroso. Sus suaves y negras plumas me dan el calor que se me escapa con cada jadeo. Puedo sentir cómo fluye el fuego hacia mis vísceras. Recorriendo lentamente mis venas.

Mientras mi fuerza se concentra en mi vientre. Siento el Poder. El Poder con mayúsculas. Una bola de energía pura y gélida que crece dentro de mí. Creando un escudo impenetrable. Guardando el hielo concentrado.

Puedo sentir ambas energías merodeando, buscándose, acechándose.

El fuego y el hielo. Y yo. Retorciéndome en espasmos. Sabiendo que si libero al invierno me levantaré y seré libre.

Pero me aferro a sus alas. Luchando una batalla ya perdida.

Malherido y destronado. Me aferro a mi condena…

291px-Golden_triangle_and_FibonacciYa no estoy triste. Tampoco estoy alegre. Simplemente estoy. Y eso ya es algo. Porque estar es una acción activa. Una elección. Un dilema. Y yo estoy.

Estoy atrapado entre dos muros. O no. O sólo frente a un muro. Y todo lo demás para mí.

Cabizbajo frente a una puerta que no se abre. Luchando mi batalla interior en silencio. Estoico bajo la lluvia y las estrellas.
Derrotado pero ya en pie.

Como un purasangre nervioso.
Arañando el suelo con mis cascos.
Relinchando.
Expectante.

Ya no lloro.
Ahora rabio.

Siento como supuran las heridas de la doma. Pero cicatrizan..

Siento la sangre seca cuartearse.
Siento el viento en mi lomo.
Siento la luna y las estrellas sobre mi testa.

Mis relinchos nerviosos dibujan vaharadas en la noche.

Sigo aquí, pero no sé hasta cuándo.

Vivo atrapado en un mundo repleto de normas y leyes absurdas. ¡Impuestas por mí mismo! Que si esto puedo hacerlo, aquello no. Como si fueran supersticiones o dogmas de fe. Esto me duele y esto no. Esto que me duele me hace retorcer entre gemidos. Esto otro ni me roza. Esto puedo hacerlo sin pensar siquiera. Esto otro está más allá de mi voluntad. Simplemente no puedo hacerlo. Ni quiero. Una vida compleja atravesando un laberinto de prejuicios y cárceles. Y no puedo culpar a nadie. Soy yo. Sólo yo. Mi carcelero.

Sé que detrás del espejo todo es mucho más sencillo. Todo tiene un sentido. Todo tiene un objeto. 

Pero yo sigo a este lado del espejo. Viendo mi reflejo amordazado y atado.

Sería tan fácil atravesar el espejo y ser libre de mí mismo.

All my dreaming torn in pieces,
All my dreaming torn in pieces,
All my dreaming torn in pieces,
All my dreaming torn in pieces now

OcéanoInfierno

Un Anunnaki Punk

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.