El Final

Yo soy capaz de cometer auténticas locuras. Y cuando digo locuras no me refiero a practicar deportes extremos o a vestir de forma extravagante; ni siquiera a comportamientos antisociales o a hacerme apicultor… (que de todo esto soy capaz…)

Me refiero a locuras que no me atrevo a contarle a nadie. Ni a Pepito Grillo ni a nadie. Ni siquiera a mí mismo porque ya sé qué me dirá el espejo.

Pero el otro día, preguntándome en voz alta porqué cometía estas locuras, un ángel contestó: “Vivir“. Nada más. Sólo dijo vivir.

Vivir


Y hoy estoy vivo.

Al 5%, pero vivo…

Sigo.

Oculto entre las sombras como una pantera lamiendo mis propias heridas…

No es quien seas en tu interior, es lo que haces lo que te define.

Y yo ya he hecho bastante.
Ahora toca dejar que el destino elija el sendero por mí.

Ponle al destino la cara o aspecto que quieras.
A mí ya me da igual.

Que vuelen altos los dados…

Sí, esto es para ti.
Para mí.
Para nosotros.

Destino.

OcéanoInfierno

Un Anunnaki Punk

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.