Lágrimas digitales (II)

Me estoy observando…

16 - 1 (1)

y no me gusta lo que veo

El otro día me dijo que piense seriamente en qué es lo que quiero para mi vida. Y tenía razón. Nunca lo he pensado. Todo en la vida me ha venido rodado. Una cosa detrás de otra. Una oportunidad detrás de otra. Una persona detrás de otra. Todas mágicas. Todas interesantes. Todas.

Pero yo no he sabido ver ninguna. Han ido pasando. Una detrás de otra. Y así he hecho mil cosas…

He visto manadas de cientos de elefantes salvajes en Botswana. He paseado por Angkor Bat acariciando las rocas y las raíces. He visto las Pirámides al anochecer. Estuve en Tulúm un caluroso atardecer cuando las iguanas habían tomado su sitio en la playa. Vi una playa salvaje en Costa Rica donde las olas podían matarte. Me devoró una plaga de hormigas voladoras una noche inolvidable en Botswana. Vi miles de murciélagos gigantes trazando un arco entre dos picos en una playa de Tailandia. Fui al castillo de Hamlet en Dinamarca.  Me comí un perrito caliente comprado a un veterano parlanchín antes de entrar al Metropolitan. Conocí a un loco que pensaba que Fidel Castro era el Cristo Paloma en un puente de París después de ver la Balsa de la Medusa. Sentí el olor de los cadáveres ardiendo en el Ganges. Y bajé el crater del Ngoro-Ngoro.

Compartí mi vida con B, con I, con C, con N, con G, con V, con A… Sólo la compartí, nunca me entregué. Y a todas las hice sufrir porque nunca estuve.

Ni allí. Ni con ellas.

Hice todo eso y a nada de eso presté la suficiente atención.
Me he deslizado sobre una mullida alfombra sin apenas esfuerzo.
Un viaje cómodo que hace que olvide el viaje.
Yendo hacia un destino. Alguno. No sé cuál.

Lo malo de todo esto es que ahora veo que en realidad soy un títere del destino.
Una hoja llevada por el viento.
Ligera, libre, fugaz…

Ya es demasiado tarde para lo que ha quedado atrás. 


Me he comparado con una hoja…
Más bien he sido un camión sin frenos cayendo por una pendiente.
Arrasando todo a mi paso. 

No he sido la hoja.
He sido el huracán.

Nunca más.

Pero acabo de frenar en seco.

Por primera vez en mucho tiempo me he parado y he escrutado a mi alrededor.
Tengo un Koala colgado a mi espalda que hace de Pepito Grillo.
Oigo voces que salen de un móvil que no encuentro.
La Gatulina maúlla arañando la puerta para que le deje entrar a la cama.
Me duele la cabeza a rabiar pero nunca he estado más despejado de mente.

A veces tenemos que hacer cosas extraordinarias.
Siento la mirada de Batman sobre mis hombros.
Escucho a DJ Krush y siento como mi respiración galopa.

Empiezo a sudar y siento un calor sofocante que choca violentamente con el frío aire.
Me tiemblan las manos y apenas tengo fuerzas para levantarme del suelo.

Sé que voy a hacerlo otra vez.

Pero esta vez… voy a hacerlo bien.

Sé lo que quiero y voy a luchar por ello.
Esta vez voy a por todas.

Cuando te diriges a toda velocidad contra un muro sólo tienes 2 alternativas.
Y yo elijo probar a derribarlo galopando desbocado contra él… Como hacía Taranto cuando se asustaba.

slider-1

Otra vez seré huracán.

¡Dale al Play!

A series of short exposures through a near-infrared filtre was obtained of the waning Moon at sunrise on January 12 (at about 10 hrs UT), i.e. about 5 days before New Moon (24.3 days "old"). As can be seen in the image, the edge of the full field-of-view is about the size of the diameter of the Moon. Several 0.1 sec exposures were made through a near-infrared filtre (856 nm; FWHM 14 nm) with small offsets were recombined (to cover the gaps between the individual CCDs); otherwise, the image is raw. It was rebinned (2x2) to 4kx4k size and sampling 0.48 arcsec/pixel. The right-hand side of the picture was cropped in this reproduction to reduce the file size

OcéanoInfierno

Un Anunnaki Punk

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.