Paseos por Internet (presentación)

Muchas veces, sentado frente al ordenador, conectado a Internet, ávido por descubrir cosas nuevas e interesantes, me encuentro bloqueado frente a Google.


Mi mente seca no sabe qué buscar, qué me proporcionará esos momentos de paz mientras mi curiosidad se sacia saltando entre diferentes webs enlazando un tema tras otro, profundizando a veces, picoteando otras. O sólo descansando la vista en imágenes que me evoquen algo. O que me hagan pensar.

No atino a encontrar la clave para iniciar un paseo. Y digo paseo porque lo que voy a realizar no es un viaje. El viaje requiere preparación, logística, días, esfuerzos… Yo hablo de un arte en decadencia. Prohibido en algunos países por sospechoso (Estados Unidos es un buen ejemplo, excepto en zonas permitidas).

Pasear.

El paseo es un acto de rebeldía hoy en día. Y me refiero al paseo de verdad. Sin objetivo. Sin objeto. Por ver. Por oler. Por descubrir. Por pensar. Pensar… Eso es lo que hace al paseo un acto rebelde: la posibilidad de pensar. Una impostura hoy en día. Ya no pensamos. Nunca. No tenemos tiempo. Tenemos otra cosa urgente que hacer. Otra cosa que ocupe nuestra cabeza. Hemos aprendido a tomar micro-decisiones muy rápido. Cada día miles. Las teorías de los multiversos suenan absurdas. Absurdos matemáticos. Como tantos otros. Pero ya no pensamos.

Pensar requiere construcción mental. Abstracción. Tiempo. Dedicación. Y eso apenas existe.

Pero el paseo, el verdadero paseo, permite pensar.

Recuerdo cuando mi tío Tetu, mi padre y yo, después de cenar, íbamos a pasear en noches de agosto mirando el cielo estrellado cerca de l’Ametlla de Mar. En silencio. Sólo los grillos. Y el viento acariciando las duras plantas de esas tierras secas y rocosas. Cada uno pensando en sus cosas. Yo rompiendo la noche de vez en cuando para preguntar cosas de niños. Respuestas amables pero escuetas. Pronto aprendí el valor del silencio en los paseos. No se pasea por hacer algo. Se pasea por el placer de pasear en sí mismo. De poder pensar. De poder maravillarte con la luna. De observar otra fauna. De sentir el viento en la cara. Descubrir el mundo de forma pasiva y activa a la vez. Salir a buscar sin objeto.

Me gusta pasear. Ahora casi siempre en bici. Solo. Sin un objetivo. Sin una meta. Sin un reto (¡Vade retro Satanás! No te queremos en este mundo de la lucha constante y la auto-superación personal). Sólo buscar sin buscar. Dentro y fuera de uno mismo. Si algo llama mi atención me acerco. Si no, lo saco de mi interior. Preparo argumentos. Los rebato. Adopto una postura. Luego la otra. Pasa un conejo. O un perro. O loquesea. Y puede que me ayude a reforzar mi pensamiento o que lo rompa. Si lo corta es que no era muy importante. Si lo retomo, valió el momento. O no…

Pero he pensado.

raritosEmpiezo a divagar. A lo que iba…

Que muchas veces, frente al ordenador, me siento como un escritor en blanco porque no sé cómo empezar mi paseo por Internet.

Tampoco voy a explicarte qué entiendo yo por un paseo por Internet. Ya lo he hecho. Te he dicho lo que entiendo yo por paseo. Saca tus propias conclusiones.

Pero necesito una puerta. Empezar por algún sitio. Que alguien me muestre alguna topografía. ¿Por qué? Para no perderme… Estoy demasiado viciado en mis rutinas. Las noticias no filtradas del Menéame. Wikipedia adornada con Wikiwand. Historias de la Historia. Naukas. Youtube… Pero no son paseos. No son divagaciones. Son rutinas. Repaso a la prensa nacional e internacional de todos los colores. Ver si hay alguna seta bajo los árboles habituales.

Pero hay veces que quiero pasear por Internet y no encuentro la entrada. El camino. La llave para empezar esos paseos.

Y eso es lo que quiero ayudarte a evitar con esta serie de posts. Proponerte paseos para que no te pase como a mí,

que a veces quiero algo y yo mismo soy mi barrera y verdugo.

A pasear..

OcéanoInfierno

Un Anunnaki Punk

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.